Vitalidad en el ritmo

captura de vitalic.org

captura de vitalic.org

Como productor, Pascal ha conseguido editar dos de los mejores discos de música electrónica de este nuevo siglo, lo cual le ha servido para convertirse en un referente además de nombre de obligada presencia en casi cualquier festival que se precie. Solo podemos estar hablando de una persona: Vitalic.

Ç´est la Vie

La trayectoria profesional de Pascal arranca en el año 1996, época en la que publica su primera referencia a través de su propio sello discográfico, Citizen Records. Por aquel entonces todavía no era conocido como Vitalic, sino que utilizaba otro seudónimo llamado DIMA.
Debido a la pobre infraestructura del sello que controlaba, Pascal decidió enviar sus trabajos a otros sellos discográficos más grandes. De entre ellos hubo uno que se sintió interesado en el artista, International DJ Gigolo. Ya como Vitalic, el sello y el artista aunaron fuerzas para publicar en 2001 su primer trabajo juntos, Poney EP.
Esta pequeña referencia fue todo un éxito dentro del círculo alternativo, y muchos djs afamados de la talla de Aphex Twin o 2 Many DJ´s empezaron a pinchar sus temas.
Su siguiente movimiento se esperaba con ganas, y el DJ y productor no defraudó regalando al público su primer disco, OK Cowboy (2005).
Este trabajo, compuesto por 13 canciones, es la consagración de Vitalic como uno de los grandes artistas de la música electrónica. El disco bucea dentro del electro más duro a la vez que atmosférico, algo que ya pudimos degustar en otros trabajos de artistas coetáneos al francés como son Boys Noize o Daft Punk.

Baile secuenciado

El éxito masivo que supuso OK Cowboy llevó a Pascal a girar por todo el mundo como cabeza de cartel de innumerables festivales. El año 2009 es el elegido por el artista para publicar un EP (Disco Terminateur) de adelanto del que será su, hasta la fecha, último trabajo Flashmob (2009).
Este segundo disco continúa la línea evolutiva marcada por el primero. Subidas y bajadas que armonizan y envuelven en un coqueteo constante de seducción por parte del artista.
Flashmob trabaja con melodías electro, house y funk que dan empaque a una obra que, de buen seguro, hará las delicias de niños y mayores.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *