Creamfields

Miles de personas saltando, sudando, bailando al ritmo de un DJ que le pone música a la noche. Muchísimos cuerpos apretados, felices por poder ser partícipes de un evento de nivel mundial que convoca a los mejores en lo que es música electrónica, y fomentando el espíritu de fiesta. Esto (y mucho más) es lo que podemos ver todos los años en la Creamfields, el festival de dance más importante del mundo.

Historia

La primera edición tuvo lugar en Liverpool, el 2 de mayo de 1998. Fue una iniciativa del prestigioso club de música electrónica Cream, que a su vez nació en 1992. Tenía como idea poder reunir a los más importantes personajes de la escena del dance en un mismo lugar, para que puedan ser disfrutados masivamente por la mayor cantidad de gente posible. Su primera edición contó con artistas como Sasha, John Digweed, Paul Oakenfold, Paul Van Dyk, Boy George, Primal Scream, The Chemical Brothers y Fa$tboy Slim.

Si bien tuvo mucho éxito desde un principio (la trayectoria y el prestigio del club Cream preveían un auspicioso festival desde un principio), su crecimiento fue realmente increíble. Actualmente, diez años después, se realiza en catorce países: Argentina, España, Irlanda, Uruguay, Turquía, Malta, México, Rusia, República Checa, Perú, Chile, Brasil, Polonia y Portugal. Su récord de público se produjo en Buenos Aires, en el 2006, cuando acudieron nada más ni nada menos que 62.000 personas.

Descripción

Se realiza en un sólo día, y por lo general alcanza duraciones maratónicas, que rondan entre las 15 y las 20 horas. El predio en el que sucede el evento suele dividirse en distintas carpas, con diferentes shows y estilos en cada una de ellas; es por eso que por noche tocan, en promedio, aproximadamente 100 artistas. Hoy en día, suelen llenar las localidades del lugar en el que se presentan, y su concurrencia estimada a nivel mundial alcanza las 40.000 personas.

Por el otro lado, el festival tiene ciertas connotaciones negativas, al menos en la visión generalizada de él: se habla de excesos de drogas y alcohol y, peor aún, de consumo de los mismos por menores de 18 años. Sin embargo, debido a los rumores generados, la empresa organizadora del evento ha tratado, en sus últimas ediciones, de tomar todos los recaudos posibles para evitar todo este tipo de consecuencias, a fin de despegarse de este tipo de miradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *