Markus Schulz, trance de sueños

Web oficial de Markus Schulz

Web oficial de Markus Schulz

El planteamiento del vídeo “Do you dream” es el siguiente: un hombre, el propio Schulz en una posmoderna ciudad de cristal y acero se afana en la búsqueda de una mujer. Es una chica voluptuosa y sofisticada, de cabellos negros y rostro fascinante. Ella, por su parte, deambula por esa metrópoli ultramoderna.

Sin embargo, sucede algo extraño: ella parece no poder comunicarse con ningún ciudadano. La chica trata de llamar la atención de un yuppie oriental, sin conseguirlo. Lo mismo le sucede con un veterano burgués. Parecen ignorarla voluntariamente o quizá no percatarse de su existencia.

Perseguidor de sombras

Cuando finalmente parece que Schulz ha encontrado a la chica de sus sueños, en un lugar límite- una frontera- un puente colosal, ella se difumina en el vacío. Schulz, abatido y confuso regresa a su desolada habitación. Sin embargo algo ha cambiado allí: los portaretratos que yacían rotos y vacíos, ahora ostentan imágenes de la chica misteriosa.

Schulz sonríe conforme, puesto que por lo menos así, en la virtualidad, podrá tenerla. Se sienta en la cama y observa un retrato del rostro de la chica, mismo que de pronto, con un movimiento del retrato se difumina y hace aparecer el del propio Schulz reflejado. El músico mira entonces a la cámara y hace con la mano el gesto de disparar un revolver.

El otro por sí mismo

El video amerita muchas lecturas, vale la pena relacionarlo con obras literarias como el relato “El hombre de la multitud” de Edgar Poe, o “El doble” de Fedor Dostoyevsky. El video más allá de exhibir una identificación de Schulz con el objeto de sus sueños, trata más bien de exponer el desencuentro permanente del sujeto posmoderno con sus propia justificación de ser.

El trance creado por Schulz en general, denso y melancólico puede interpretarse como un laberinto que desemboca en ese callejón sin salida completamente abierto, en donde el escucha se percata de que no es más que la ilusión de los ritmos de Markus, siendo escuchados por alguien que nunca oyó nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *